lunes, 24 de noviembre de 2008

V de vegetariana-viajera: Menorca

Cualquier vegetariano sabe que comer fuera de casa es una aventura. Salvo que tengas un círculo de amigos en el que todos lo sean, y sólo vayáis a restaurantes y bares vegetarianos, y viajéis a lugares donde eso se tenga muchísimo en cuenta... (perdón, me da la risa)... la realidad es que a veces puede ser difícil encontrar dónde o qué comer. O aburrido.

Está claro que puedes ser vegetariano y no salir de casa ni relacionarte con no-vegetarianos, pero entonces tu vida social se reducirá considerablemente. Y como los veg... somos tan (poco) normales como el resto de la gente, y queremos salir con nuestros amigos y parejas y viajar a lugares lejanos - o no tanto - pues... ahí viene la aventura.

Como este verano he tenido la buena fortuna de viajar bueno, bonito y barato, hoy toca post viajero. Empiezo:
---------------------------------------------------
Lugar: Isla española en medio del mediterráneo
Cuándo: Septiembre de 2008
Qué: El plan era descansar, tomar el sol y hacer snorkel por las preciosas calas de la isla.

Platos vegetarianos:
Lo bueno de la isla es que al recibir mucho turismo europeo, el concepto de vegetarianismo lo conocen y lo tienen perfectamente asumido.

Inciso: Esto es algo que he notado muchísimo: la hostelería se adapta a la demanda. Si va UN vegetariano cada tres meses a pedir "de comer", pues no lo van a tomar en consideración. Pero si tienen cada día a 4 o 5 personas que preguntan por los ingredientes de cada plato, y les piden que cocinen las cosas SIN carne-pescado, o se van a otro lado, pues... se espabilan rápido! Así que ya sabéis, vegetarianos tímidos: hay que decirlo por ahí, para que empiece a resonar.

Qué sorpresa tan agradable al ver qué todas las cartas en los restaurantes incluían un apartado con los platos que eran exclusivamente vegetarianos, e incluso marcaban esos platos - que estaban integrados también en el resto de la carta - con una "V" para poder identificarlos mejor. En fin, qué emoción!! (Eso sí, no diferenciaban entre platos vegetarianos y veganos, pero eso ya es hilar muy fino)

Bueno, también vimos restaurantes con buena intención
pero poquita idea... ¿Bacalao rebozado, gambas y calamares...?

En los días que pasamos ahí a punto estuvieron de crecernos aletas, porque estábamos prácticamente todo el día a remojo en el mar, cotilleando los fondos marinos... una maravilla (suspiro)


Y tuvimos la suerte de encontrarnos con cerditos al aire libre, de verlos jugar entre ellos y divertirse como los cachorros que son... tan majos!!
Yo quería llevarme uno pero el Caníbal me convenció de que no sería muy buena idea y que no hay tanto espacio en mi casa - más que nada, viendo el tamaño de las madres cerdas - Pero yo ya estaba pensando cómo enseñarle a usar el arenero de los gatos...

Aquí las mamás con parte de su prole

video
Aquí en movimiento, un video de los pequecerditos jugando

En fin, muchas cosas!! Un viaje para repetir... (ay, verano, dónde estás?:))

miércoles, 19 de noviembre de 2008

Bocadillo griego

Para los vegetarianos vagos puede ser un problema pensar qué comer cuando no te apetece cocinar.
Ah, ¿dónde quedaron esos bocadillos tan socorridos? Los carnívoros siempre pueden recurrir al embutido (animales muertos y triturados de diversas formas), pero ¿qué nos queda a nosotros?

Pues hala, hoy toca recomendación bocadillera: el Bocadillo Griego.

Ingredientes:

* Paté de aceitunas negras. Cuesta entre 1,50€ y 2€ el frasco. Y dura bastante abierto.

A mí me gusta el de esta marca. Se encuentra en los Sabeco, Simply, Alcampo...

* Queso feta.

Mi preferido es este. Mmm... no sé cuanto cuesta. Se encuentra en los Eroski, Alcampo...

* Tomate.

Uno parecido a este

* Pan tierno y crujiente... mmm...
(De esto ya no pongo foto, pero con la Barra gallega queda muy bien, aunque también se puede hacer con cualquier otro tipo, e incluso en sandwich)
----------------------------
Preparación:
Simple, como debe ser: cortamos el pan que queremos y lo abrimos por la mitad. Untamos una de las rebanadas con paté de aceitunas. Cortamos algunas rodajas de tomate y las colocamos sobre el pan (se pueden salar un poco). Añadimos trocitos de queso feta al gusto. Se cierra el bocadillo con la otra tapa y voilá!
Bocadillo vegetariano - este no es vegano - al canto!