jueves, 13 de agosto de 2009

Flying veg! - 1ª Parte


"El pasajero numero 1 solicita menú vegetariano para los viajes en avión"

Después de escribir esa frase en el apartado "Observaciones" de nuestra reserva de vacaciones por internet, el Caníbal y yo nos quedamos mirando pensativos unos instantes la pantalla de ordenador.

El Caníbal: Sabes que no vas a tener menú vegetariano, ¿no?
Wildberry: Sip.

--------------------

¿Cómo llegábamos a ese convencimiento? ¡Ah, queridos lectores, siéntense y lean!

A lo largo de mis pocos años como vegetariana, he tenido ocasión de viajar en avión varias veces. La mayoría de esos vuelos han sido largos, de entre 8 - 10 horas, de esos que incluyen una o dos comidas a bordo. Mis experiencias al respecto son variadas y no todas malas, pero sí muuuuuuuuy cansadas.
Como muestra, un botón: nuestro último viaje, ese de la solicitud con la que empezaba el post. Íbamos a México, Riviera Maya.

Proceso que sigue un viajero omnívoro"X":

* Reserva el viaje, en agencia física, virtual o de la manera que mejor le encaje.

* El día de salida se presenta en el aeropuerto y factura las maletas.

* Viaja en el avión y toma las comidas y bebidas que le dan (o no. Eso ya va a gustos)

* Llega a destino: vacaciones, vacaciones!!

* El día de vuelta se presenta en el aeropuerto y factura las maletas.

* Viaja en el avión y toma las comidas y bebidas que le dan (o no. Como a la ida, vamos)

* Fin de viaje.

Proceso que sigue la Intrépida Viajera Vegetariana Wildberry:

* Reserva el viaje - en este último caso, en una agencia por Internet - Apunta en el apartado Observaciones que solicita menú vegetariano para los vuelos.

* Dos días antes consigue el número de teléfono de la compañia aerea y pide que porfavorporfavor le pongan menú vegetariano. La compañía aerea le contesta que esa solicitud la tiene que hacer la agencia de viajes, y que si la Intrépida Viajera Vegetariana (en adelante, IVV) ya lo ha solicitado, esa solicitud llegará.

* El día de salida se presenta en el aeropuerto. Factura las maletas y consulta en el mostrador de facturación si han subido su menú vegetariano. Le contestan que no, ya que NO HA SIDO SOLICITADO.

* Preguntan a la IVV si lo solicitó en la agencia. Contesta que sí. Le ponen en contacto con una operadora de la compañía aerea. La operadora le dice que van a intentar conseguir un menú vegetariano y subirlo al avión, aunque no garantiza nada. La IVV da las gracias por las molestias.

* La IVV sube al avión. Explica la situación a la sobrecargo. La sobrecargo le pregunta si solicitó el menu vegetariano en la agencia. La IVV contesta que sí.

* Poco antes de despegar la sobrecargo confirma a la IVV que su menú vegetariano no ha subido al avión, pero le dice que no se preocupe, que algo le apañarán. La IVV da las gracias por las molestias.

* Llegada la hora de la comida, le arreglan una estupenda ensalada con ATÚN y un plato de pasta. La IVV da las gracias muchas veces, y pide que le quiten el atún. Ya no le dan más comida.

* Llega a destino. Pide a la persona responsable que tengan en cuenta su solicitud para el viaje de vuelta: Menú vegetariano para el vuelo. El responsable lo apunta en una lista al lado de su nombre y dice : "Sí, cómo no!".

* Por fin: Vacaciones, vacaciones!!

* El día de vuelta se presenta en el aeropuerto, factura las maletas y consulta en el mostrador de facturación si han subido su menú vegetariano. Le contestan que no, ya que NO HA SIDO SOLICITADO.

* Preguntan a la IVV si lo solicitó en la agencia. Contesta que sí, y que también al responsable en Mexico. Le ponen en contacto con un operador de la compañía aerea. El operador le dice que los menús los cargan en Madrid y como no ha sido cargado, es imposible hacer nada.

* La IVV sube al avión. Explica la situación a la sobrecargo. La sobrecargo le pregunta si solicitó el menu vegetariano en la agencia. La IVV contesta (por enésima vez) que sí.

* La sobrecargo le dice que algo le apañarán para comer. Se apunta el nombre de la IVV para hacer una reclamación.

* Llegada la hora de la comida, se olvidan por completo de la IVV. Como no tiene hambre y está hasta los c*j*n*s, se come el pan con mantequilla, parte de la guarnición y el pastelito de postre.

* Fin de viaje.

--------------------

Y algunos diréis "Eso te pasa por viajar a lugares de turisteo, en lugar de ir a un sitio más propio, como un retiro espiritual para practicar yoga y tai-chi"
Y yo os contestaré "dejadme en paz, oye." ¿No pago yo billete de avión como los demás? ¡Pues quiero que me den mi asco de comida de avión como a los demás!
En otro post explicaré las compañías con las que he viajado, cuándo y adónde, para que sirvan de referencia para otros viajeros vegetarianos...
Próximamente, más!

4 comentarios:

diegonavarro.org dijo...

pufff, que aventura... es una forma perfecta de comenzar unas vacaciones (notese el tono ironico).

Wildberry dijo...

Y sobre todo, es que es de cansaaaaaado... Al final voy a optar por llevarme un tupper! :)

Nihacc dijo...

¡Menuda aventura! Yo nunca he hecho un viaje tan largo en avión, aunque marea y da hambre sólo de pensar en todo lo que hay que hacer para que le den a una de comer verde, madre mía... Espero que al menos las vacaciones en México estuvieran muy bien, qué gozada, no? Saludos.

Wildberry dijo...

Hola Nihacc! Las vacaciones geniales! Mexico mola mucho, mucho, y allí no hay problema para comer vegetariano, eso sí, para el avión... mejor llevarse bocadillo!