lunes, 25 de agosto de 2008

Tratando con la hostelería

Al principio me daba vergüenza decir que era vegetariana.
En los restaurantes empleaba la "técnica descriptiva". Decía: "es que no como carne ni pescado", con lo cual, me miraban igual de raro o más, y encima quedaba como una tiquismiquis.

Además, me di cuenta de que no funcionaba muy bien: muchas veces, no interpretaban que el pollo, los embutidos, el atún... entran en el mismo "saco".

Recuerdo que una vez pedí una ensalada ilustrada, y pedí que le quitaran el atún: "Es que no como atún"
Me sacaron la ensalada con un montón de anchoas.
Hala. Por lista.

Con el tiempo, he ganado en seguridad y soy muy explícita. No vale con decir "Soy vegetariana"
Mi técnica es: "Soy vegetariana (pausa) No como ni carne, ni pescado, ni marisco"
A veces se aseguran " ¿y queso?¿y huevos?" Otras veces se aturullan y eliminan cualquier cosa que les parezca "sospechosa" (han llegado a dejarme sin pan!)

El último fin de semana, una camarera china de un buffet libre intentaba convencerme de que apartando la carne (de procedencia indeterminada) de los tallarines, los podía comer. Fue la misma que me dijo "¿No comes carne, ni pescado, ni marisco? ¿Entonces qué comes?!" ¬_¬U (yo pensaba que los orientales tendrían la mente más abierta en temas de nutrición, pero parece que no. O quizá ya llevaba muchos años en España y se había contagiado del espíritu)

En cualquier caso, recomiendo a los vegetarianos ser claros al salir a comer por ahí. Decir la palabra, "Vegetariano". Nos mirarán raro a veces, pero creo que es bueno que resuene, que se oiga. Quedarse callado - y a veces yo aún lo hago - no es buena idea, luego se hace mucha mala sangre. Así que es mejor tocar un poco las narices, aunque no siempre consigamos lo que queremos, simplemente para que el término, la idea, empiece a sonar.

2 comentarios:

diegonavarro.org dijo...

Como cualquier cosa que sale de lo que esta sociedad considera como "normal" resulta difícil de llevar a cabo, el único camino es el que tu comentas, decirlo hasta la saciedad para que suene, y una vez que suene, dejaran de miraros como a bichos raros.

Wildberry dijo...

Eso, eso... que dejen de mirarnos como bichos raros, y que nos den BIEN de comer, que a veces los sandwiches vegetales dan una tristezaaaa... :)